Oportuncrisis. La venta, el motor del proyecto